28 de enero de 2014

Lo confieso: soy un gañán.




Antes de nada, esto es una respuesta a un mail que me han escrito, en el que me enlazaban cuatro de mis propios tuits, que enlazo a continuación:






Ahora os pego la respuesta que he redactado (he omitido las referencias personales a quien me escribía, que tampoco vienen al caso y tampoco sé si querrá ser mencionado):

2.Sí, yo he hecho tuits burlándome de la Etxebarría por poner una foto en pelotas, hace dos años, ya veo que has rebuscado a conciencia. También hacía tuits con gracietas sobre gays, gitanos, discapacitados, putas, trolleaba a gente con pocos seguidores, incluso a mujeres, entre ellas, la Etxebarría. Algo de lo que me arrepiento y, como notarás desde hace tiempo, he dejado de hacer en mayor o menor medida. Incluso (si quieres te lo busco, pero creo que tú lo haces mejor) estos días en que me piqué con el tema del artículo de GQ escribí un tuit en el que decía que a lo mejor toda esta rabia es una proyección en otros de lo que no me gusta de mí mismo (decía en el tuit que hace un año, evidentemente también antes).

3.Que yo haga o no algo no quita que todas las que te pidieron explicaciones tengan razón, no lo utilices como justificación. Es más, desde que yo dejo de hacerlo (o lo intento al menos), y escucho lo que me dicen, empiezo a darme cuenta lo cafre que soy (sí, todavía, y lo que me queda) y no sé qué bueno puede tener querer seguir siéndolo.

...


De nuevo, gracias por tomarte la molestia, hay muchos otros que no lo habrían hecho. Quizás el hecho de que yo sea un gilipollas y un gañán sea un punto a favor para que no pases directamente, pero, por favor, no creas que lo que te dicen las "feminazis" es gratuito, tienen muchísima razón, y no, no me están lavando el cerebro, como decía alguien en tuiteer el otro día, solo he empezado a comprenderlas y a empatizar con la enorme violencia que todo el mundo (yo incluido) ejerce sobre las mujeres.


(fin del mail)


Esto ya es una reflexión a parte: Llevo tiempo pensando en escribir sobre cómo estoy viendo las cosas de otra manera desde hace relativamente poco tiempo en relación a la situación de las mujeres ante la tremenda violencia que se ejerce contra ellas (antes lo veía, pero de manera superficial, supongo).

Pero hay algo de usurpación del papel de las mujeres, sobre todo las feministas, que hablan de estas cosas en mayor o menor medida, en el hecho de que yo escriba sobre ello. También creo que no debo hacerlo porque en este tema yo no tengo ni idea y además soy un gañán. Lo cual debería ser motivo más que suficiente para quedarme callado. Y así va a ser a partir de ahora, lo prometo. Solo me salto mi propia regla para dar explicaciones sobre mis propios tuits, mi propio comportamiento, en la medida en que pueda ser motivo de justificación para otros tíos que quieran seguir estando orgullosos de ser unos gañanes: yo no estoy orgulloso.

Evidentemente, los tuits siguen ahí, pero borrarlos y no dar explicación alguna podría parecer que soy un cínico y que sigo un papel (no sé muy bien para qué, porque esto solo me trae disgustos y discusiones), así que los dejo y os suelto este rollo.

Si esto sirve para que algún otro gañán (como yo) se de cuenta y empiece a escuchar a las mujeres, bienvenido sea.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Ay que me enamoro. <3

Anónimo dijo...

Gracias

Anónimo dijo...

El hecho de que nos parezca maravilloso (a la par que increíble) que un hombre llegue a la conclusión de que las mujeres merecemos una vida llena de respeto y vacía de violencia, hasta el punto de dar las gracias y "enamorarnos", me hace sentir deseos de instaurar una dictadura del matriarcado.

Dicho esto, y desde un punto de vista estrictamente personal, tu artículo y tu reflexión me parecen admirables. Es mucho, muchísimo más difícil posicionarse con el "débil" que con el "fuerte"; o, mejor dicho, es muchísimo más difícil posicionarse contra quien tiene privilegios que junto a quien lucha por derechos.

Gracias y un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Gracias tío, de verdad. No te quedes callado, se necesitan hombres que apoyen el feminismo, ya que eso les resta fuerza a los verdaderos "gañanes" con sus argumentazos tipo "el feminismo es equivalente al machismo".