16 de abril de 2010

Sorpresa, sorpresa.

Surrealista, paranormal e incluso me atrevería a decir que inmoral. Las palabras se quedan cortas para describir la experiencia que viví hace unos días. Así que, como el Mejillón Suicida gusta de reflejar toda la mierda denuncia social de este país, paso a relataros lo sucedido.

Por razones que no vienen al caso (y que a nadie le importan ni le interesan) decidí inscribirme en la Asociación de la Prensa de Madrid (APM). Como allí saben perfectamente lo que nos va y lo que nos gusta a los periodistas (los canapés tras las ruedas de prensa), nos invitaron a una recepción de nuevos asociados. El día de la cita, una señora y un señor muy amables nos recibieron en la sede y nos invitaron a sentarnos en torno a una mesa kilométrica, de estas que dices “Anda, ¡esta mesa es perfecta para follar encima!”… En fin, dejemos ahí este tema porque estoy empezando a imaginarme a la amable señora y al amable señor montándoselo allí antes de nuestra llegada y se me revuelven las tripas. Os hacéis una idea de cómo era la mesa, ¿no? Bien, porque no tiene nada que ver con la historia. Prosigo.

Cuando ya estábamos todos ubicados, de repente llaman a la puerta y entra una mujer un tanto “exaltada”.

Mujer desconocida: ¡Ay, perdóoon! Es que hay un tráfico que no veas y, además, como no conocía la zona me ha costado mucho aparcar…

Yo me quedé un tanto extrañado, porque no entendía a qué venía tanto afán de protagonismo. También he de reconocer que soy bastante nulo para identificar a los famosos, pero tras unos segundos de duda e intriga caí en la cuenta de que la mujer desconocida era… sorpresa, sorpresa… Isabel Gemio. Sí, la misma. Después del shock inicial, supuse que venía a darnos el coñazo una charla en calidad de “estrella invitada”… pero no amigos, no, venía como una más del vulgo. La verdad es que me sorprendió que a sus 49 años viniera a asociarse, aunque después explicó sus motivos.


La APM, como no podía ser de otra forma, también tiene una vena cotilla, así que nos pidieron que nos presentáramos uno por uno respondiendo a las siguientes preguntas:

1. ¿Cómo te llamas?

2. ¿A qué te dedicas?

3. ¿Por qué has decidido asociarte?

Isabel Gemio fue la primera en responder y, como buena estrellada que es, dio por sentado que sólo con su presencia respondía a las cuestiones 1 y 2, y se fue directamente a la tercera.

Isabel Gemio: Yo llevo trabajando… más de 30 años, dejémoslo ahí (risa falsa) No es que sea mayor, es que fui muy precoz, comencé con 15 años. Nunca he pertenecido a una asociación… aunque en el año tal fundé noséquéhistoria junto a fulano y mengano y soy la número seis… Pero bueno, como me van a echar de Onda Cero los tiempos que corren son un poco inseguros, creo que está bien contar con el respaldo de una institución que ha salido en defensa de asuntos muy importantes bla, bla, bla

Después de tirarse un rato hablando sobre la gran tirana comunicadora que es, el momento más impactante fue cuando, para reafirmar sus sentimientos sindicalistas y su amor por la profesión, la Gemio anunció que se iba a cambiar el nombre por el de Isabel Gremio (vale, esto es totalmente falso, pero me viene bien para la historia).

En realidad, el momento más impactante fue el que sucedió tras las presentaciones (durante las cuales Isabel se dedicó a realizar comentarios del tipo “¡Qué interesante!”, “Pues mi hijo el otro día…”). ¿Alguna vez habéis escuchado aquella verdad como un puño leyenda urbana que dice que la presentadora trata mal a la gente que trabaja con ella? No sé si es cierto o no, pero paso a relataros lo que ocurrió. La amable señora y el amable señor nos llevaron a realizar un tour por la sede de la APM y, de repente, veo que una chica que busca trabajo desesperadamente (de ahora en adelante CQBTD) se acerca a Isabel.

CQBTD: Perdona Isabel, quería pedirte un favor…

Isabel Gemio: Sí, claro, cómo no.

Pensamientos reales de Isabel Gemio: Uf, otra mamarracha que viene a pedir trabajo…

CQBTD: ¿Podría darte mi currículum?

Isabel Gemio: Sí, claro, envíamelo al correo de la radio.

Pensamientos reales de Isabel Gemio: Sí, claro, envíamelo a spam@ondacero.es

CQBTD: Es que a mí me gusta mucho la radio y…

Pensamientos reales de Isabel Gemio: Acompañameeee, una noche máaaaaas… la la la la la la la la la…

CQBTD: …y he hecho prácticas en tal y tal sitio…

Pensamientos reales de Isabel Gemio: …la la la la la la la… Joder, esto lo tengo que aguantar por ser educada. De buena soy tonta.

Durante el piscolabis al que nos invitaron no pude pegar la oreja para ver qué más tenía que aportar la Gemio a mis chascarrillos del día. Y casi que mejor, porque se me hubiera escapado alguna carcajada y le hubiera escupido la tortilla de patatas encima.

Sé perfectamente que Isabel es de esas que entrecomillan su nombre en Google cada semana para comprobar si el número de referencias ha subido… bueno, en realidad no tengo ni puta idea de si lo hace o no. Isabel, no te conozco de nada, ni personalmente ni profesionalmente (no, no formo parte de tus cuatro oyentes), pero si algún día lees esto no me envíes tus sicarios te enfades, mujer. Ríete un poco de ti misma y aprovecha esa imagen que te has merecido han impuesto para ganar algún dinerillo. Con los tiempos tan inseguros que corren nunca viene mal…

P.D. Habrías ganado muchos puntos si por lo menos hubieras aclarado el gran enigma que trae de cabeza a media España y del que sólo tú conoces la respuesta… ¿Qué pasó con Ricky Martin, la niña, el perro y la mermelada?

P.P.D. Esta información está completamente manipulada.

Nota de los Amos de todo esto (el Mejillón Suicida): El Colaborador que ha escrito este texto nos dice lo siguiente:
"Ya hablaremos de pasta... Como sois una asociación con ánimo de lucro pagaréis a vuestros colaboradores, aunque los tengáis sin contrato..."
En respuesta a éste Colaborador, y en previsión de futuros litigios conflictos ideológicos , aclaramos que de ninguna manera pagaremos por escribir aquí, si acaso cobraremos...¡A ver qué os creéis, mierdecillas jovenzuelos!
Para que aprendas la lección, ni te firmamos el texto Por cuestiones de seguridad, el colaborador ha pedido permanecer en el anonimato.

8 comentarios:

Angus dijo...

Como diría mi abuela, para mear y no echaaaaaaaaaaaaaar gota. Yo era un tonto, pero viendo lo que veo ahora soy dos, tres o cuatro tontos.

Joshua dijo...

Qué genialidad, por favor.

joseba zabalza dijo...

Muy bueno el relato, lo de "Isabel Gremio" lo mejor. Y yo creo que lo del bueno del Ricky no ocurrió. De todas formas para todas las mohinas que les gusta el Ricky esa va a ser la forma de disfrutarlo, a él le gustan otras "frutas".

Salud.

el mejillon suicida. dijo...

Gracias, gracias. No lo hemos escrito los de El Mejillón Suicida, pero el mérito es totalmente nuestro, está clarísimo. Sin nuestra ayuda moral no habría existido el artículo!

"La Gemio se apunta al Gremio"
iba a ser el título del post, pero estropeaba la "sorpresa".

Desde luego, es una genialidad, el que lo ha escrito es un fichaje estupendo, y por ello le mantendremos en secreto y oculto, para que no nos lo roben en el mercado de invierno otros bloggers aprovecháos...

Isabel dijo...

¡Qué gemialidad!

NUMAN dijo...

Ufff,ya me robaron el chascarrillo!
Iba a poner GEMIAL!!
Es que no se puede ser original en estos días!
Muy buen artículo,me he reído con ganas.Y sin ganas,un rato mas tarde.La crónica tiene un cierto aire "Jardieliano" ("Os hacéis una idea de cómo era la mesa, ¿no? Bien, porque no tiene nada que ver con la historia") que me ha provocado a hacerme pis encima.Y como se que estos detalles fisiológicos os encanta por aquí,pues ahí va.
Calificacion:10 pises y medio.

jordim dijo...

Y no te intentó regalar una rosa?... he tenido pesadillas con la Gemio, durante un tiempo no supe si hubiera preferido tener sexo con ella o darle un puñetazo..

gaelx dijo...

XD
Y qué intriga por saber quién es el/la misteriosx colaborador/a!