17 de febrero de 2009

Generación Suicida

Generación Suicida

La calle huele a Fin del Mundo, me han dicho dos personas esta semana.

Es el miedo, que nos ha pillado en pijama, soñando con comprar casas, con ahorrar dineros para invertirlos en valores seguros, que nos pilló despertando de una utopía a la que nos han enseñado a llamar Democracia, esa en la que todos somos iguales y tenemos derechos.

Nos ha tirado de la cama democrática un terremoto provocado por una institución imaginaria que exige sangre y sudor del trabajo para recapitalizar su estómago y seguir vomitando injusticia.

Nos ha pillado arrancándonos legañas de unos párpados soñadores que se ponían contentos porque se les había dado voto, salario y entretenimiento.

La Generación del Miedo, recién levantada, desayuna un vaso de terrorismo y una tostada de crisis financiera. Trabaja ocho horas al día y cobra a mediados de mes por falta de liquidez. Teme que le atraque un inmigrante y compra discos del top manta.

La Generación del Miedo alimenta su alma de atentados realitis gritos tías buenas tetas vestidos bonitos cremas que te estiran aparatos que te adelgazan detergentes que desinfectan zapatos que transpiran personas que no son como nosotros, hijos del miedo, avocados a suicidarnos en el fondo de la tele o a inmolarnos en el salón y dejar llena de sangre la alfombra del ikea.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Es cierto que lo peor del miedo es manchar de sangre la alfombra de Ikea. Pero se puede arreglar eso, se puede vivir sin alfombra, hay que empezar por algo. Lola

ovalero dijo...

hay una canción de Chico y Chica que define muy bien esto, se llama curiosamente "Fin del Mundo" os la recomiendo

Anónimo dijo...

Bueno pequeños, siempre nos decepcionará el poder, pero lo peor es que nos hacen creer que no podemos vivir sin ellos. Nos falta evolución espiritual contra lo material que da lugar al egoísmo asesino. Cada uno hará lo mejor para la humanidad entera, no para su ego personal. Paciencia, es la única salvación. El amor a la vida. Sin religiones. Allá ca uno con su Dios. Amén. Soy una madre reciclada varias veces. De vuelta, vaya. Mua a todos los artistas. Mi hijo incluído. Seguid diciendo lo que veis. Gracias.